La pedagogía Waldorf, iniciada por el filósofo y pedagogo austriaco Rudolf Steiner, busca el desarrollo de cada niño/a en un ambiente libre y cooperativo, sin exámenes y con un fuerte apoyo en el arte y los trabajos manuales. El fundamento principal de la Pedagogía Waldorf, tiene que ver con una concepción holística del hombre, acompañando al niño/a en sus diferentes etapas evolutivas a través de una educación integral, respetando su individualidad para llegar a ser un hombre libre y autónomo.

Ofrece un currículo en el que el contenido intelectual, artístico y práctico están equilibrados y orientados a la adquisición de aptitudes sociales, valores cooperativos..

La motivación y el aprendizaje a través de las vivencias, favorece el deseo de aprender a lo largo de todo el proceso educativo.
Es de vital importancia el entorno que rodea al niño/a. Por eso se cuida tanto la disposición del aula, los materiales, la distribución de los ritmos de trabajo, los colores que influyen en el estado de ánimo, las canciones, los cuentos….todo en un ambiente cálido, relajado, con un maestro/a muy presente en el proceso de aprendizaje.

Su currículo abarca todos los contenidos obligatorios, es decir, es equivalente en contenidos al currículum del sistema oficial, de modo que un niño/a que asiste a la escuela Waldorf no está menos preparado a nivel de conocimientos adquiridos que otro que asiste a la escuela tradicional.

Los principios de esta Pedagogía están vinculados a la organización internacional de escuelas de la UNESCO.