la colmena

¿Qué tiene la educación Waldorf de especial y única?

La muestra más clara sobre lo que es único en una educación Waldorf la podemos encontrar en la declaración de la “Misión” de sus escuelas: “Nuestro mayor esfuerzo debe ser el desarrollo de seres humanos libres, que sean capaces, por sí mismos, de impartir propósito y dirección a sus vidas».

“Lo que cada padre desearía como lo mejor para sus hijos, la educación Waldorf lo proporciona. El objetivo de la educación Waldorf es el desarrollo más completo de personas inteligentes, imaginativas, seguras de sí mismas y afectuosas. Este objetivo se basa sólidamente en una visión integral del desarrollo humano, en un currículum rico intelectual y culturalmente ...”
Douglas Sloan
Profesor emérito de Historia y Educación, Universidad de Columbia

El objetivo de la educación Waldorf es educar de forma integral. El currículo equilibra los contenidos teóricos con el arte y las actividades prácticas, buscando despertar en cada niño y niña, un genuino interés por el aprendizaje.

"Los resultados asociados con la educación artística, que incluyen un mayor rendimiento académico, participación escolar y pensamiento creativo, se han vuelto cada vez más importantes. Décadas de investigación muestran vínculos fuertes y consistentes entre las artes y los resultados educativos impresionantes… la práctica de enseñar a través de asignaturas en el aula junto con el arte, han estado dando algunos resultados particularmente prometedores en la reforma escolar y cerrando la brecha de rendimiento. Los estudios de vanguardia en neurociencia han desarrollado aún más nuestra comprensión de cómo las estrategias artísticas apoyan el desarrollo cerebral crucial en el aprendizaje"
El Comité asesor de la Casa Blanca (PCAH) sobre las Artes y las Humanidades

Algunos rasgos distintivos de la educación Waldorf son:

  • Enfoque no académico en los primeros años de escolaridad. En la etapa de Infantil, las escuelas Waldorf siguen un modelo metodológico que omite el contenido estrictamente académico, poniendo el énfasis en el desarrollo de las competencias pre-académicas. La etapa de los 3-6 años se entiende como vital para el desarrollo del niño, con objetivos y metas basados en su momento concreto de desarrollo, sin adelantar los contenidos de la escuela primaria. Rigen los principios de autonomía, libertad de movimiento, aprendizaje social o el aprendizaje intuitivo a través de la experimentación y el juego libre.
  • En los primeros grados, los contenidos se introducen a través de actividades artísticas y de movimiento, más adecuado a su modo natural de aprendizaje. Todos los niños y niñas aprenden a hacer punto y tocar la flauta dulce.
  • Los libros de texto, así como la programación anual de cada materia, los elabora cada tutor o tutora. De manera que cada niño y niña va elaborando a lo largo del año sus propios cuadernos. En ellos recogen lo que han hecho y aprendido. Puedes ver un ejemplo de estos cuadernos en el vídeo “Mi experiencia con Waldorf”.

La enseñanza en un colegio Waldorf tiene un enfoque no competitivo. No se entregan notas a los niños y niñas durante la etapa primaria (sólo a los progenitores); cada tutor o tutora escribe una evaluación cualitativa e individual del alumnado al final del curso escolar.